Blog Post

Visión Holística: No somos el centro del Mundo

Visión Holística: No somos el centro del Mundo

El deporte en cualquier ámbito ha sido controlado, dirigido e investigado desde una dimensión que llamamos “paradigma de la linealidad”, en todo el siglo XX el deporte se ha observado desde una visión conductista (cómo se enseña) y mecanicista (cómo se entrena) del entrenamiento.

Entendíamos que toda complejidad que pudiera presentarse era necesario su división y estudio por apartados, luego cada una de esas partes las uníamos al final para progresar en el conocimiento. Con una serie de progresiones y sucesiones se completaba finalmente el conocimiento total.

Esas teorías llevaron a una tendencia global en la iniciación deportiva y analítica en el rendimiento deportivo. Como mencionamos antes, la complejidad de un deporte hacía que dividiéramos el propio entrenamiento en contenidos técnicos, tácticos y de preparación física. La figura del preparador físico era un ente aislado del entrenador sin relación alguna al juego.

Actualmente entendemos el desarrollo del deportista de una forma más integral. Toda ciencia ligada al mundo del entrenamiento conserva las dimensiones del ser humano y no las partes, sino el total.

Nos centramos en el ser humano deportista (SHD), no como el anterior que se centraba en el deporte, presentando una serie de competencias y nosotros como entrenadores diseñamos una serie de prácticas para su optimización / auto-estructuración siendo más eficientes en el juego.

Atendiendo al nuevo paradigma podemos interpretar actualmente a la persona del deportista como una estructura hipercompleja configurada por interacciones y retroacciones entre las estructuras:

  • Estructura cognitiva
  • Estructura coordinativa
  • Estructura condicional
  • Estructura creativo-expresiva
  • Estructura emotivo-volitiva
  • Estructura socio-afectiva

Si lo vemos desde una perspectiva dicotómica, podríamos dividir las estructuras perfectamente en cuerpo y mente, pero no debemos identificarlo así. Debemos verlo desde una perspectiva holística, la totalidad como una sola, todas esas estructuras son una sola cosa, el ser humano. Y en cualquier dimensión que actúe el ser humano actúan todas las dimensiones, por eso somos todos distintos.

Nosotros como preparadores físicos (estructura condicional), sólo somos un granito de arena del mundo complejo del alto rendimiento. Si pensamos que sólo por nuestro trabajo de fuerza gana el equipo, estamos muy equivocados.

En próximas entradas valoraremos la programación de la fuerza y su visión multiplanar, con trabajos más específicos a nuestro deporte, más allá de levantar pesas en el eje vertical y bilateralmente.

¿Cómo podemos pretender a base de entrenamientos basados en la halterofilia o culturismo, lograr transferir lo trabajado en un entorno tan inestable, y tan rico motrizmente como son los deportes de equipo?

Martín Schweighart para www.1axtmassobrevoleibol.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts